A golpe de engranajes| #EstrellasDeTinta

TW al final como al principio porque si sois como yo la curiosidad podrá con vosotros: Sangre, gore o lesiones


El escáner captó mis pupilas. Un día más, volvía al trabajo y a mi rutina. Me colocaba el auricular y frente a mí estaba esas pantallas en las que podía ver lo que grababan las cámaras a tiempo real. Podía observar la ciudad entera, el movimiento de las personas acompañados de sus robots domésticos. Me senté y me puse a observar cada rincón con la ligera esperanza de que ocurriese algo.

—¿Te traigo un café, Carmen? —preguntó Lucas.

Sobresalté, no esperaba que él estuviese detrás. Trataba de recuperar el ritmo normal de respiración y me giré para ver sus ojos verdes. Tenía cierto aspecto despeinado, aunque vistiese con el uniforme blanco y negro de la empresa.

Era un antiguo compañero de trabajo. Él y yo tenemos la misión de vigilar a las máquinas de fuera como los de la propia corporación. Estábamos atentos a cualquier cosa que ocurriese, aunque de normal no pasaba nada fuera de lo común. Algunas averías sin importancia. Además de avisar, debíamos anotarlo en unas libretas oscuras que estaban a la entrada para hacer el informe semanal.

—De ti no.

—De acuerdo, un café para la señorita.

Él se fue tarareando a por el café. Suspiré, sabiendo que ya no hace falta que alguien los haga.

Activé los auriculares y busqué la opción de comunicarme con las máquinas de esta empresa. No quería que otras entidades con las que colaboramos se enterasen de mi antojo matutino.

—La chica quiere café.

Las distintas pantallas se iban oscureciendo para luego aparecer partes de un mensaje en cada uno de estos dispositivos. Todos juntos formaban la siguiente palabra: «Cargando». La última parte de la o aparecía cortada, solo una no imitaba a las demás y solo mostraba a un robot oficial persiguiendo a una persona. Este parecía llevar un simple bolso y por las apariencias, debió habérselo robado a alguien.

Mientras, salía un posavasos con un vaso de plástico. Salía un recipiente que contenía café y que el propio mecanismo vertía. Lo agarré, estaba recién hecho tal y como me gustaba.

—¡Lucas, no me traigas café! —grité.

Mi voz retumbó por el edificio. Aun así, no obtuve ninguna respuesta. Supuse que él estaba tan concentrado que ni me prestaría atención, no sería la primera vez que lo hace. Siempre aprovecha algo para escaquearse y ver alguna serie en la sala de descanso. Me cuenta una historia que consiste en una adolescente que viste de rojo y que se dedica a robar a una organización de ladrones.

Di un sorbo al café. El sabor amargo que antaño despreciaba ahora me enamora. Era un manjar para mí y veía como todas las pantallas volvían a mostrar imágenes de toda la ciudad. Me fijé en aquella en la que un robot oficial perseguía a un ladrón. Parece haberlo capturado hasta que me di cuenta de que empezó a golpearlo.

—¿Qué está haciendo?

Activé el auricular con la intención de contactar con los demás compañeros y ellos pudieran rastrear y desactivarlo. Había entrado en error y en vez de capturar a los criminales, se disponía a pegarlos.

Veía esa escena y cómo el delincuente al principio trataba de poner resistencia y poco a poco iba perdiendo fuerza. Sus ojos se cerraron y dejó de hacer movimiento alguno.

Escuché un grito de fondo. La voz de Lucas, atemorizado y volvió el silencio. Algo estaba ocurriendo aquí y me sentí paralizada. No podía moverme de mi puesto, no me respondían las piernas.

Alcé la vista a las pantallas y estas cambiaban la imagen que mostraba. Era la sala de descanso y ahí podía ver a Lucas, se estaba arrastrando por el suelo, ensangrentado. Su uniforme estaba destrozado y su cuerpo lleno de cardenales y heridas. Dejaba un rastro carmesí desde la puerta hasta su posición. Al lado de su cuerpo había unos cubitos de hielo.

—¡Lucas! —grité.

Rompí con el miedo que me paralizaba. Dejé el café en el posavasos y me levanté atemorizada y con el corazón encogido por la escena.

«¡Debo ser rápida!»

Recorrí las instalaciones hasta llegar a la puerta de la sala de descanso. Estaba cerrada a cal y canto y por mucho que intentase abrir no cedía. A su lado estaba el escáner e intenté usarlo para que me dejase pasar. Esto reflejó una luz roja que hacía arder mis ojos y con rapidez lo retiré.

Golpeé la puerta desesperadamente

—¡Lucas! ¡Lucas, soy yo! —Volví a golpear la puerta.

Di una embestida y se movió ligeramente. Retrocedí unos pasos y di otra embestida, lo que hizo tirar la puerta abajo. De la fuerza caí al suelo tras derribarlo, y al levantar la cabeza vi el terrible escenario.

Lucas estaba con la mirada perdida y sin vida. Miraba tumbado en el suelo hacia mi dirección mientras la sangre salía de sus labios para caer gota a gota en el suelo.

En la pared estaba escrito con café el siguiente mensaje:

«La hora ha llegado».

Unas pequeñas manos robóticas salían de los dispositivos y me intentaban agarrar del brazo. Hice movimientos bruscos y los golpeaba contra la pared con la intención de desactivarlos y liberarme.

Mi corazón palpitaba a una velocidad que pocas veces había sentido. Mi respiración se aceleró, a medida que intentaba levantarme y volver a mi puesto. Los robots se habían rebelado y buscaban acabar conmigo.

Volví a mi puesto sabiendo que aquí algo iba mal. Cerré la puerta y escuché como intentaron abrirla. Todas las pantallas mostraban mi imagen, estando en el suelo intentando cubrir la puerta para que no pudieran entrar.

Intenté localizar esa cámara. Parecía estar debajo de las pantallas. Intenté localizarla y la ubicación parecía cambiar. No comprendía cómo hacer esto y la puerta no parecía que fuese a resistir mucho tiempo.

Agarré con rapidez el café del posavasos y lo lancé contra la pantalla, provocando un cortocircuito. Todo se detuvo, ya nada hacía más golpes y podía parar.

Caí al suelo rendida, trataba de recuperar el aliento. Poder relajarme y tranquilizarme. Temía salir y tenía la impresión de que todo era una trampa. Una farsa para poder atraparme

Timorata, salí de mi escondite y vi que todas las máquinas y partes de estas estaban el suelo. No reaccionaban como si hubiesen sido desactivadas. «¿Habré sido yo?».

Trataba de comprender lo que acababa de pasar. Todo ha sido tan rápido que no lograba entender nada.


Este relato forma parte del reto de Katty y podéis consultar las bases aquí

TW: Sangre, gore o lesiones

Objetos ocultos: Libreta / Hielo

Objetivo personal: Futurista

Objetivo del relato: 6—Haz que tu relato tenga protagonista femenina y un personaje “Lampara sexy” masculino

Es solo un objetivo, pero me confundí. No sé si hice bien lo último.

Relato brújula

1060 palabras.

9 comentarios sobre “A golpe de engranajes| #EstrellasDeTinta

  1. Hola Jesús. Lo primero de todo felicidades por conseguir terminar a tiempo el relato de enero, no es nada fácil. Además, una historia de robots que se rebelan siempre es interesante. Eso sí, he de confesar que me ha costado leerla por el cambio constante de tiempos verbales. Por favor, repasa eso cuando puedas, además de algunas erratillas (“mangar” en lugar de “manjar” y alguna “s” que falta). En cuanto al objetivo de lámpara sexy masculina, personalmente yo no lo he terminado de ver, porque al final el hombre que sale es una víctima, creo que habría aportado más al objetivo que su acción hubiera sido irrelevante y el drama hubiera venido con una tercera o un tercero. Pero esa es solo mi opinión, no es un objetivo fácil el primero que has elegido, la verdad. Enhorabuena por la valentía y nos seguimos leyendo.

    Kalen – Raúl

    Me gusta

    1. Muchas gracias. Bueno, he de reconocer que por falta de tiempo no le di una segunda vuelta general. Así que le voy a echar un vistazo ahora para corregirlo y espero en el siguiente mes si dedicarle más cuidado a eso.

      En cuanto a lo de la lámpara sexy masculina puede ser. Me cuesta hacer un personaje excesivamente vacío. Sabía que me la jugaba con eso, así que por si acaso he tirado por el objetivo personal que era hacer un relato futurista. Forzarme a escribir otros ambientes.

      Agradezco tu comentario y sí, nos seguimos leyendo

      Me gusta

  2. Hola, Jesús.
    Me ha gustado mucho tu relato (y eso que yo cosas de sangre y futuristas no soy mucho), pero tu relato es muy trepidante y sientes realmente el agobio de que los robots se rebelen y quieran acabar con todos.
    Me falta un poco más la descripción de Lucas, pero solamente porque siempre está bien leer la descripción de un chico guapo XD.
    ¿Está hostoria tendrá continuación? Porque nos dejas con la miel en los labios.
    Enhorabuena por el relato.
    Saludos y nos vamos leyendo.

    Me gusta

    1. ¡Buenas!
      ¡Lo primero, gracias! Nunca había escrito algo futurista y me encanta que te haya gustado.
      Posiblemente. No voy a negar que el ambiente y el contexto da mucho juego, puede que incluso para una novelette o algo así. Ya buscaré la forma de que tenga continuación, pero la tendrá.
      ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

  3. Buenas tardes

    Pues me estreno en tu blog.

    En primer lugar, tu relato me ha gustado, es muy interesante el concepto de sociedad futurista, que depende mucho de los robots y en la que… bueno, no desvelo nada.

    Me ha gustado como representas la relación entre Lucas y la protagonista con un par de líneas de diálogo, el como ella parece no querer ni verlo pero él insiste en prestarle atenciones, como si le gustara ella.Lo logras en un par de frases y aprovechar para introducir ahí contexto. Eso me ha parecido hábil.

    Coincido en que la historia tiene varias erratas, pero he leído por ahí que estabas de exámenes y que la publicaste el penúltimo día. Normal que haya erratas. La errata más seria está aquí: “Al lado de su cuerpo había un cuerpo había unos cubitos de hielo.” Creo que sería “Al lado de su cuerpo había unos cubitos de hielo.” (Te lo pregunto por que no sé si eso es lo que querías decir o es que había otro cuerpo de un robot o algo así)

    Un saludo.

    Juan.

    Me gusta

    1. Buenas tardes.

      Me encanta que te haya gustado.

      La verdad eso fue sobre la marcha. Concebía a los personajes así y quería dejarlo claro en pocas líneas.

      Ahí sobra un cuerpo xD al lado del cuerpo de Lucas había unos cubos de hielos. Como estoy de exámenes fue escribirlo rápido y pasarlo por el corrector del word porque no me daba tiempo. Espero para la próxima evitar esos errores.

      ¡Muchas gracias, Juan!

      Me gusta

  4. ¡Hola!

    Me ha gustado bastante el relato, no suelo leer mucho sobre robots pero me has enganchado totalmente, no me importaría nada seguir leyendo más sobre este suceso y lo que va a hacer ella al respecto :O.

    Como cosas a mejorar echarle un vistazo a los tiempos verbales, como ya te han comentado y a otras concordancias como en esta frase: “estaba esas pantallas” creo que el verbo iría en plural.

    Genial relato 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: